Thursday, October 26, 2006

Luna muda

Recordar, recordarse... Seguir
buscando a tientas un destino.
La esperanza es una puerta ajena
a mí misma que se preña de luz.
No verás un camino, sólo un vidrio
inalcanzable lleno de minúsculos peces...
Los muros ya no hablan y se derriten
en cámara lenta. En el instante
de quietud hay un escalofrío. Héme
aquí, la enamorada del silencio. Una
pequeña vida como una escalera de
cristal. Los ojos caen hacia atrás
en esta lluvia gris. Los rostros son
piedras iluminadas por una luna
muda. Caen. Desfallecen. Me increpan.
Me llaman por mi nombre.

1 Comments:

At 9:02 PM, Blogger Sergio Zadunaisky said...

Hola, Brenda, muy estimulantes tus textos. Seguiré adentrándome en ellos. Muchas gracias por compartirlo.

Sergio

 

Post a Comment

<< Home